Pilotes

Son elementos de cimentación que transmiten las cargas de la estructura que soportan a un estrato inferior resistente de terreno cuando las capas superficiales no son aptas para ello. Generalmente, se construyen de hormigón armado con sección circular y profundidad variable según las condiciones del terreno y las solicitaciones de proyecto.

Las aplicaciones más frecuente son cimentaciones de:

  • Edificios de todo tipo (viviendas, naves, oficinas…)
  • Obras públicas (depuradoras, puentes, estaciones de bombeo de aguas residuales…)
  • Instalaciones de paneles solares.
  • Instalaciones de energía eólica.
  • Formando cortinas-pantallas para excavación de sótanos o aparcamientos subterráneos.

Disponemos de maquinaria adaptable a cualquier tipo de obra, desde perforación de grandes diámetros hasta pequeña maquinaria para espacios reducidos.

Podemos distinguir entre varios métodos de ejecución de pilotes:

CPI-4

Cuando existen en el terreno capas de poca estabilidad se hace necesario sostenerías entretanto se ejecuta completamente el pilote.

Una manera de poder hacerlo es mediante la introducción de una camisa o entubación que puede ser recuperable o perdida según las necesidades de proyecto. La perforación se hace igual que para el tipo CPI-7 con la salvedad de la introducción simultánea de la camisa de revestimiento. Posteriormente se coloca la armadura y se procede al hormigonado mediante el “tubo tremie”. Para finalizar se extrae la camisa de revestimiento.

CPI-6

Este sistema se usa también en terrenos que no tienen estabilidad por si mismos durante la perforación y que permiten que mediante el uso de lodos bentoníticos o de polímeros se estabilicen.

El resto del proceso es similar al CPI-7, perforación colocación de armaduras y hormigonado mediante tubo “tremie”.

CPI-7

Para este procedimiento se utiliza una barrena o cazo (bucket) del diámetro exigido en proyecto que perfora el terreno directamente sin necesidad de entubación. Seguidamente se procede a la colocación de armaduras y al hormigonado mediante embudo y tubería desde el fondo de la perforación hasta su boca (tremie).

pilotes1

Dado que no se usa ningún sistema de entubación de las paredes, el terreno ha de ser lo suficientemente estable a posibles derrumbes, por lo que estos pilotes serán recomendables en terrenos medianamente estables. Los diámetros disponibles van desde 350 mm hasta 1.500 mm para profundidades según el diámetro superiores a 30 m.

pilotes2

CPI-8

Para este sistema se usa una barrena continua del diámetro y longitud necesaria según el proyecto que perfora el pilote en una sola operación, seguidamente se inyecta el hormigón mediante bombeo a través del núcleo central de la barrena y se extrae simultánemamente el terreno de la perforación. Para finalizar, se introduce la armadura en el hormigón fresco.

Este tipo de pilote es muy recomendable en terrenos de consistencia media sin intercalaciones de terrenos excesivamente duros. Su alto rendimiento y la innecesariedad de entubación de las paredes de la perforación son una gran ventaja. Los diámetros disponibles van desde 350 mm hasta 850 mm para profundidades de hasta 24 m.

pilotes3